Aclaración

Dada la particular y delicada naturaleza del programa, resulta importante aclarar qué es Inside-Out y qué no es.

Inside-Out no es una oportunidad de tener acceso a las poblaciones carcelarias como pretexto para realizar investigaciones no relacionadas con Inside-Out. Las personas encarceladas tienen una preocupación real de ser tratadas como “conejillos de India” (frase utilizada frecuentemente por las personas encarceladas) para las investigaciones que, con demasiada frecuencia, son explotadoras, dañinas e inválidas. Los que sí reconocemos, sin embargo, es la necesidad de contar con evaluaciones e investigaciones que exploren tanto los impactos que Inside-Out tiene para todos los involucrados (por ejemplo, estudiantes, profesores, comunidades, instituciones y sistemas), como lo que sucede en y con la situación de aprendizaje al vincularse con los distintos resultados colectivos. Todos estos esfuerzos deben llevarse a cabo con los más altos estándares éticos. Visite nuestro documento de Ética de la Investigación para obtener más información.

Inside-Out no es una oportunidad de “ayudar” a hombres y mujeres privados de libertad, ya sea en la forma de voluntariado o caridad. Aunque a veces Inside-Out se considera una experiencia de “servicio social y aprendizaje”, la frase “aprendizaje basado en la comunidad” es mucho más apropiada. El concepto de “servicio” implica – y la mayoría de las veces produce – un diferencial de poder que coloca a los estudiantes internos y externos en una posición desigual. Si se realiza un “servicio”, no se está haciendo para, sino haciendo con, desde una verdadera colaboración, en la que todos sirven y todos son atendidos.

Inside-Out no es un programa “disuasivo.” Nuestras intenciones no son dar a los estudiantes externos una experiencia que, basada en el miedo que les haga reconsiderar sus elecciones de vida. Aunque, algunas veces, los estudiantes expresen o compartan el curso que sus vidas han tomado a partir del programa o la claridad que han tenido en cuanto a lo mucho que no quieren “terminar en prisión” enalgún momento, ese no es el objetivo del programa.

nametags
Solo se usan los primeros nombre en los cursos de Inside-Out para proteger el anonimato de los estudiantes internos y externos.

Inside-Out no es un programa de denuncia que tiene como objetivo llamar la atención del público sobre los problemas dentro de la prisión. La prisión o el sistema particular con el que el programa tiene un convenio de colaboración, no es el centro de atención de la clase y sus discusiones. Si bien, durante las sesiones pueden surgir ejemplos de la vida dentro de la prisión que sirven para ilustrar algunos de los temas que se están discutiendo, los profesores de Inside-Out buscan llevar el análisis a cuestiones más amplias. Son estos temas – que incluyen el sistema de justicia penal, así como cuestiones políticas, económicas y sociales – los que están en el corazón de lo que Inside-Out intenta recuperar en cada una de las sesiones. No se puede llevar a cabo ninguna actividad de defensa, denuncia o vigilancia en nombre de Inside-Out.

Finalmente, y a pesar de que, inevitablemente, se forman vínculos entre los estudiantes a lo largo del semestre, Inside-Out no es un vehículo para desarrollar relaciones que vayan más allá de los parámetros del programa. Por esta razón, sólo se utilizan nombres y no se comparte ningún otro tipo información personal. Los parámetros son fundamentales para el programa, pues estos permiten el funcionamiento del mismo dentro de un entorno bien definido y delimitado en donde no hay espacio para tonos grises. Permitir que las situaciones se muevan al área gris puede potencialmente poner en peligro la existencia de todo el programa.

Estas son las cuestiones que los involucrados en el programa deben tener claras, recordando la razón por laque estamos ahí, la misión del programa y cuán frágil pueden ser este tipo de programas.